Consejos para cuidar tu estado financiero

¿Qué es ?

Educación Financiera

La  educación financiera es la ruta que te permite llegar a obtener conocimientos y desarrollar habilidades que te ayudarán para tomar mejores decisiones financieras que te permitirán, entre otros: cuidar tu dinero, hacerlo rendir, consumir responsablemente, formar y hacer crecer un patrimonio, y, tal vez el más importante, conocer y ejercer tus derechos y cumplir con tus obligaciones como usuario de algún producto o servicio financiero.

 

Consecuencia de ella será que puedas hacer frente a tus necesidades y alcanzar tus ambiciones de manera responsable, manejando tus ingresos de manera inteligente y eficiente, evitando riesgos por sobre-endeudamiento, independientemente de cuál sea tu nivel de ingresos.

 

Lo antes expuesto se traducirá en tranquilidad y bienestar para ti y para los tuyos, por lo que teniendo en mente que vivas tranquilo, a continuación te hacemos algunas recomendaciones que sumadas te educarán financieramente:

 

 

Elabora un Presupuesto

 

Un consumidor inteligente es aquel que sabe con exactitud en qué gasta, cuánto gasta, y, sobre todo, logra no gastar más de lo que gana. Alcanzar los objetivos previamente descritos se logra utilizando la herramienta básica de planeación financiera llamada “presupuesto”, mismo que te permite visualizar en un solo documento tus ingresos y gastos a realizar en un período determinado de tiempo (semana, mes, año), y como consecuencia de ello podrás organizar tu dinero para hacerlo rendir más y poder ahorrar, planificar tus compras para no gastar excesivamente, planear el pago de deudas. En pocas palabras, gastar inteligentemente.

 

Del análisis de tu presupuesto entenderás ¿en qué gastas más? si eres capaz de cubrir todas tus necesidades y obligaciones, ¿cuánto dinero te hace falta para cubrirlas totalmente?, si gastas más de lo que debieras, en ¿cuál concepto de gasto puedes ahorrar?, ¿cuál es tu capacidad real de pago?, información toda que deberás tomar en cuenta antes de aceptar un nuevo compromiso económico.

 

La planeación que hagas hoy se traducirá mañana en bienestar y tranquilidad.

 

 

Ahorra

 

Formar un patrimonio que te permita vivir sin sobresaltos en el futuro solo se logra ahorrando hoy, por lo que es primordial que desarrolles el hábito de ahorrar, mismo que se alcanza gastando menos, o dedicando una cantidad específica de tu ingreso para tal fin.

 

Tener dinero ahorrado te servirá para hacer frente a imprevistos, alcanzar metas (necesidades o ambiciones), formar un patrimonio, prever necesidades futuras, ser un ejemplo para los tuyos.

 

Si nunca has ahorrado, hoy es un buen día para comenzar a hacerlo.

 

Para ello, inicia definiendo en qué vas a utilizar tus ahorros (jubilación, compra de auto/departamento, viaje, estudios, etc.), fíjate metas alcanzables de acuerdo a tus posibilidades económicas, define un plan de ahorro en el que definas la cantidad o porcentaje de tus ingresos que vas a ahorrar, cada cuándo lo vas a hacer y qué acciones y actitudes puedes emprender para reducir tus gastos actuales y así disponer de una cantidad que ahorrarás.

 

 

Contrata un Seguro

 

Mediante el pago de una suma de dinero conocida como prima, un seguro te restituye el daño o pérdida que llegaras a sufrir en tu persona y bienes, siempre y cuando el mismo esté cubierto por seguro contratado.

 

Luego entonces, adquirir un seguro es una manera inteligente de proteger a los tuyos cuando faltes, a tu patrimonio, salud, educación, negocio, bienes materiales, etc.

 

Puedes contratar seguros en instituciones bancarias, e instituciones de seguros, recomendándote que antes de hacer la contratación, compares precios y condiciones ofrecidas por las distintas aseguradoras, para que identifiques cuál te ofrece mejor precio y servicio.

 

Igualmente, compara precios y condiciones de los distintos tipos de seguros que se existen, y busca a un agente de seguros confiable.

 

 

Apertura una Cuenta de Cheques

 

Entendida como una cuenta de depósito bancario, es un medio que te ofrece “seguridad” al guardar tu dinero en un lugar seguro, “disponibilidad”, ya que puedes disponer de tu dinero cuando lo requieras, y “control” de tus gastos, ayudándote a organizar tu dinero.

 

Las cuentas de cheques pueden ser Individuales (en la que solo firmas tú), Mancomunadas (en las que firmas tú junto con otra persona de tú confianza e Indistintas (en la que firmas tú y otra u otras personas, cada una en lo individual).

 

 

Tarjetas de Débito

 

Es hoy día una herramienta útil y de uso muy común que evita tener que cargar efectivo, ya que con ella pagas lo que adquieras o consumas, pago que se deduce de la cantidad de dinero que tengas abonada en ella, lo cual las diferencia de las tarjetas de crédito, por lo que solo podrás gastar hasta el saldo disponible en ella.

 

Muchas empresas las utilizan para pagar el importe de las nóminas correspondientes, por lo que se han convertido en un medio de pago electrónico generalizado.

 

 

Tarjetas de Crédito

 

Con ella puedes hacer pagos y retirar efectivo sobre de un límite de crédito previamente establecido por la institución bancaria que la emitió, por lo que el dinero utilizado deberás pagarlo en una fecha determinada, y de no hacerlo, deberás pagar también intereses ordinarios y, dependiendo del atraso, pagarás también intereses moratorios y cargos adicionales.

 

Por ello, la tarjeta de crédito utilizada inteligentemente con conocimiento y responsabilidad, será una excelente aliada, mal utilizada será un peligroso enemigo.

 

Antes de contratarla, es recomendable compares entre diferentes tarjetas, especialmente lo relativo al Costo Anual Total (CAT) y tasa de interés ordinaria y moratoria, y leas cuidadosamente el contrato respectivo.

 

Si ya cuentas con una, no la consideres dinero extra, procura pagar al vencimiento la totalidad de lo gastado, o paga más del mínimo, conserva tus comprobantes de uso (vouchers), y revisa el estado de cuenta contra los comprobantes.

 

 

Fraudes Cibernéticos

 

El uso de tarjetas de débito y crédito, al ser mecanismos electrónicos de pago, pueden ser sujetas de fraude.

 

Por ello, es importante tomes en cuenta: cambia tus claves periódicamente, no des tu contraseña (password) a familiares o amigos, no las tengas anotadas o en tu PC o lugar de trabajo, integra tu contraseña combinando letras, números y signos, procura tener distintas contraseñas en caso de utilizar diferentes bancos.

 

Igualmente: no reveles información personal por ningún medio, pide a tus familiares, amigos y empleados no den información privada, desconfía de premios, obsequios u ofertas ofrecidos por desconocidos, no abras correos de procedencia insegura, pide a tu banco dispositivos de claves dinámicas, evita tirar a la basura estados de cuenta que no hayas destruido previamente, no pierdas de vista tu tarjeta de crédito cuando la utilices, no des información personal a través de correos electrónicos.

 

 

Historial Crediticio

 

Cada vez que solicites un crédito a un banco o tienda departamental, esta consulta tu historial crediticio para saber si has sido o no, una persona cumplida en los pagos de compromisos de pago previos.

 

El Historial de Crédito es un reporte preparado por una Sociedad de Información Crediticia en la que se reportan todos los créditos que manejes o hayas manejado, incluidas las tarjetas de crédito bancarias y departamentales, en el que se muestran tus saldos pendientes, así como la puntualidad o impuntualidad de tus pagos.

 

Con el objeto de que mantengas un historial crediticio que reporte favorablemente tu solvencia y grado de responsabilidad respecto de los compromisos crediticios adquiridos, es importante que realices puntualmente los pagos correspondientes.

 

 

 

Tel. (0155) 22826500

E-mail:

info@solucionesmultiples.com.mx

Soluciones Multiples Empresariales  -  2015 ®  I  Aviso de privacidad